El Universo, el Aikido y el Amor.

En el inicio del universo se explica que hubo un choque violento entre dos partículas importantes para la existencia. Dichas partículas que hasta ahora conocemos como los hadrones del bosón de higgs y el anti-higgs[...] Pero realmente se cree que esto fue simplemente algo violento por la naturaleza de su inmensidad. Sin embargo resulta fácil creer que esta relación tesis, antítesis y síntesis son cosas que nos suenan muy familiares. Los opuestos se atraen y finalmente resulta en algo nuevo, diferente, con una forma completamente distinta que contiene una mezcla de los elementos en oposición.

 Dicha colisión ocurrida en el inicio de nuestra realidad como la conocemos parece haber sido tan inmensa que una vez chocaron y se mezclaron estos opuestos, este choque dio como resultado una serie fragmentos que siguen resonando el primer impacto entre estos opuestos. Estos fragmentos continúan actuando entre sí con una base relacionada de forma dialéctica. Si analizamos bien la naturaleza del universo podemos entender que este susodicho choque no es en sí un choque como tal a consecuencia de colisiones violentas de partículas desenfrenadas, sino más bien podemos inferir en ellas relacionándolas con la atracción y el complemento existente entre estos entes.

Para mí resulta fácil creer, tras previa meditación exhaustiva, que esta relación armónica entre dos fuerzas tratando de encontrar el equilibrio complementándose con distintas fuerzas pueda indicar que este es el mecanismo universal de proceder. Es como si todo el universo entero fueran ecos de la primera chispa de energía que se formuló cuando dos partículas independientes accionadas en un espacio se entrelazaron al chocar por una posible atracción de carácter electromagnético que posteriormente forzó a estas singularidades a tener que fusionarse la una con la otra tras la abrupta atracción espontánea que se dio en aquel tiempo. Podemos así deducir que nosotros y toda la realidad que habitamos y la que no percibimos también son consecuencia de esto y resultamos en ecos que resuenan a través del tiempo y guían nuestro sendero.

bigbang

Se dice que el big bang ya acabó y que solo se dio hace muchos años [...] Sin embargo el big bang sigue ocurriendo en la vida diaria cuando los contrarios se complementan y muchas veces del conflicto nace un punto armónico entre los mismos. Esta es la verdadera ciencia del amor [...] La lucha interna y externa por ser uno con el universo, consigo mismo, con los que le rodean, con los que parecieran querer hacerle daño, con los que parecieran no ser de relevancia, de aquí nace la intención por equilibrarse y ser uno con la fuerza [...] Es nuestro mecanismo existencial y nuestro modo de proceder.

Es fácil pensar en que el amor nos une y decirlo sin pensar ni sentir nada porque pareciera lógico. Pero más allá de la ciencia existe lo que no podemos medir aún y se trata de ciertas energías que nos entrelazan y nos permiten sostenernos juntos y hacernos unos con los otros sin perdernos en el tiempo y en el momentum del choque inicial que dio origen a nuestras fugaces vidas. El amor nos ayuda a ser objetivos y positivos en mantenernos atados a la energía que nos une por ser todos parte de lo mismo. El amor nos permite entender que todo está cambiando y que se requiere de un esfuerzo noble y libre de ataduras banales para poder mantener esta conexión con la divinidad que hay en cada uno de nosotros y en todo lo que nos rodea. El amor es la clave para mantenernos siempre vivos ya que nos lleva a la fuente de energía primaria, la energía resultante del primer impacto armónico por compensación de fuerzas y atracción de opuestos. En este sentido podemos inferir en que todos somos partes del inicio y del final de la realidad. En este sentido podemos decir que el universo es Dios y que nosotros somos del universo y también somos el universo y que nuestro único modo de ser armónico y poder viajar con el impulso inicial en lugar de resistirse a éste, que todo lo banal lo arrastra, que de todo lo terrenal te aparta, es por medio del amor [...] La fuente primaria de energía que nos mantiene fluyendo en esta onda expansiva producto de la colisión armoniosa que más que un violento choque fue una danza de fuerzas que entendieron como fluir como uno entre el conflicto. En este sentido puedo decirles con toda confianza y convicción que el amor es lo único que prevalece en esta realidad. No quiero decir que entienda cuál fue el sentido de que esto ocurriese ni tampoco me declaro sabio por haber descifrado una millonésima parte de la naturaleza casi obvia del universo. Simplemente quiero informar que en la realidad tenemos indicios de que el choque de fuerzas, una vez deja de chocar y empieza a armonizar, resulta en lo que llamamos vida. Una vez se pone en marcha los principios del Aikido sustentados en el amor como base, la armonía como medio y el camino como razón, llegamos a una comprensión elevada del ser en la que coexistimos sin herir, sin atarnos, sin alejarnos, todo amándonos. Es decir, conectados a la red de energía por la cual existimos que no quiere decir que es todo rosas y dulces sino que es la energía resultante de un choque que llegó a encontrar su camino por medio de la lucha por la armonía convergente.

En el Aikido somos capaces de encontrar una disciplina que nos ayuda a conectarnos con el aquí y ahora con todos nuestros sentidos, tanto los físicos, mentales y astrales o espirituales. De este modo lo que sugerimos es que el Aikido permite al humano mantenerse fluyendo en la onda de la primera colisión/fusión que resultó en armonía sin ser arrastrados al olvido por ella. Es preciso entender que se necesitaron dos posturas opuestas para desempeñar este maravilloso regalo conocido como vida.

Aikido Wallpaper HD

No es propio culpar a una deidad probablemente desconocida solo porque nuestros planes no salieron como queríamos. De hecho, la constancia de esta onda que conocemos como devenir que nos arrastra si no hacemos algo es lo que podemos llamar destino. Si te quedas estático sin hacer nada para entrar en armonía y poder alcanzar el amor simplemente te enfrentará algo a lo que llamarás mala suerte, infortunio o destino terrible. Sin embargo, si nos mantenemos trabajando juntos, como el todo del que venimos y al cual pertenecemos, podremos lograr no ser arrastrados ni perdernos en el tiempo para llegar al final de donde nos lleva esta onda producto de la armonía y la victoria temporal de las energías positivas [Higgs] frente a las negativas [Anti-Higgs] las cuales de hecho rotan sus roles constantemente en el universo de modo que se mantiene la lucha por el balance. Cabe resaltar que cuando hablamos de energías negativas no hablamos de que algo sea malo, de hecho esto que muchas veces llamamos "malo" es preciso que exista para que podamos llamar a algo "bueno". En este sentido podemos concluir que no hay algo tal como malo o bueno[...] Solo existen conveniencias plausibles que pueden llegar a ser arrastradas por la onda si no nos sujetamos fuerte al amor, el cual fue instituido como fuerza primaria del universo cuando este fenómeno ocurrió y resultó del trabajo conjunto de dos fuerzas opuestas entre sí. Debemos hacer cuenta de que el amor es solo la energía más limpia y positiva que hay, ya que este es el resultado de dos trabajos mancomunados y no solo un manojo de energías positivas percé. Lo positivo del amor en sí es la síntesis que resulta del trabajo armonioso entre dos fuerzas, pero en sí estas dos fuerzas a primera instancia no eran una buena y otra mala sino que solo eran, pero al armonizarse tomaron sus posturas y adquirieron los bandos en base al roll que jugaron en la combinación armónica de la cual somos resultado inminente. Este razonamiento está hecho desde la lógica, desde los confines de la mente y desde el espíritu o alma. Personalmente entiendo que la tarea de amar es dura porque muchas veces vivimos colisionando y no armonizando. Me he dado cuenta de que colisionamos porque nos rehusamos a dejar lo banal y de hecho lo abrazamos cuando la realidad es que nunca prevalece y nos da un sentido falso de seguridad que realmente nos aleja de la fuente de poder prima y suprema a la cual apreciamos como una deidad. Quiero añadir que nunca será suficiente para nosotros como humanos en cuanto al crecimiento compete, ya que como hemos revisado antes, todo está cambiando y necesitamos seguir trabajando en nosotros mismos y nuestra conexión si deseamos ascender como raza a un plano más llevadero para transitar este sendero de flujo en lugar de sentarnos a perecer asesinándonos los unos a los otros.

 morihei ueshiba

Aunque obtengamos la "victoria" sobre nuestro supuesto "adversario"[...] La realidad es que no existe algo como un contrincante o adversario en sí más que nosotros mismos. Siempre se ha tratado de nosotros y qué tanto estemos dispuestos a hacer por llegar a alcanzar la verdad, lo justo, lo trascendental. Y de todas las fuerzas podemos concluir que el amor es la que prevalece y nos mantiene con vida al nunca dejarnos morir; manteniéndonos así en constante cambio, en constante movimiento, en constante evolución, en constante trascendencia.  Esta es la verdadera fuerza del amor.

Por Dylan Zuñiga.

Publicado en Blog de Aikido